¿Cómo se gestiona un proyecto adecuadamente siguiendo el PMP?

Para la gestión profesional, eficaz y eficiente de un proyecto, el Proyect Manager o Gestor de Proyectos deberá perseguir constantemente un claro objetivo: la perfecta adecuación de los resultados a la calidad, tiempo y coste establecidos para dicho proyecto.

Con esta meta siempre en mente, y sea cual sea el sector en el que se esté desarrollando el proyecto, la gestión del mismo por parte del Proyect Manager se realizará día a día planificando y replanificando, recabando información acerca de cada una de las acciones encomendadas, coordinando a su equipo, manteniendo una comunicación fluida y constante, motivando, vigilando los costes, tomando decisiones, etcétera.

Cada día, el Gestor de Proyector deberá revisar el correo, responder y planificar aplicando criterios de priorización; es el primer momento en que deberá tomar algunas decisiones a la luz de los acontecimientos. Si cualquier hecho afecta a la duración o coste del proyecto, deberá replanificar.

La comunicación es esencial para que un proyecto cumpla con sus objetivos de calidad, tiempo y costes por ello, cada día las reuniones de coordinación son imprescindibles. En ella se debe dirigir la atención hacia los asuntos importantes, facilitar el intercambio de opiniones, recabar información en forma de feedbacks acerca de cómo evolucionan las diferentes acciones encomendadas del proyecto, etcétera. Con todo ello, el gestor de proyectos deberá asignar tareas y dar respuesta a los problemas prioritarios.

Así, el Proyect Manager no deba de tomar decisiones y es que su posición de encrucijada entre la supervisión de su jefe, la empresa de su cliente y su propio equipo, le confieren una visión global del proyecto privilegiada, de la que el resto carece y esto, a su vez, supone la asunción de gran parte de la responsabilidad.

Y como podemos aprender en cursos de pmp proyect management, deberá realizar un exhaustivo seguimiento del proyecto, tanto exigiendo información detallada a su equipo, como realizando detallados informes que facilitarán la revisión posterior. Y ello, sin perder de vista que nada ocasione una desviación de costes ante lo cual, el gestor deberá, de nuevo, tomas decisiones con el fin de aplicar las medidas correctivas oportunas.

Por último, siempre ha de existir un procedimiento de actuación alternativo por si las circunstancias del proyecto lo requieren.

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments