Comunicación Eficaz para Líderes de Empresas: La Escucha Activa

Comúnmente se cree que escuchar es un proceso pasivo y automático que no requiere mayor esfuerzo. En nuestro Curso de Habilidades de Comunicación vemos que oír un monólogo y no recordar ni sentir nada al cabo de unos minutos no es propiamente escuchar y desde luego no se trata de una escucha activa.

Escuchar activamente supone implicarse en la conversación de forma que la empatía nos lleve a entender lo que nuestro interlocutor trata de decir, incluso aunque su forma de expresarse no alcance a definir todos los detalles que podemos ir deduciendo.

Ponerse en el lugar del otro, de sus aspiraciones y dificultades no es tarea fácil, pero la experiencia y el conocimiento del sector, edad, aficiones, etc. pueden servirnos de guía. No se trata de adivinar sino de tantear repetidamente hasta entender claramente el hilo mental de nuestro interlocutor y para ello una disposición psicológica adecuada es clave.

Paradójicamente la emoción tiene mucho que aportar a una comunicación eficaz en un ambiente tradicionalmente aséptico como es la empresa. Porque a través de la emoción captamos mucho antes el verdadero contenido de un mensaje, sus orígenes y sus ramificaciones.

 

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments

  • Jose
    Responder

    Efectivamente escuchar no es lo mismo que oir. Escuchar es un proceso activo pues requiere el procesamiento de la información y ésto es una tarea que se aprende y se puede mejorar.