Curso de 3D para niños con plastilina

El modelado de figuras 3D con plastilina es una actividad que estimula el desarrollo de los más pequeños en todos los sentidos, y que especialmente impulsa su imaginación y creatividad. Además, en fases bien tempranas, permite a los niños y niñas comenzar a diferencias texturas y colores, a separar y unir piezas, a observar proporciones, tamaños, a amasar, ablandar y un largo etcétera.

Además, el modelado con plastilina también ofrece otros importantísimos beneficios en el desarrollo de los niños pues incrementa su capacidad para concentrarse a la vez que les tranquiliza y relaja, sin olvidar que supondrá el establecimiento de objetivos que han de cumplir.

Por otro lado, el modelado de figuras 3D en plastilina ha jugado y juega un esencial papel en el mundo de la animación y las artes interpretativas para caracterizar a personajes o simular prótesis y heridas, pero también para crear personajes en su totalidad y aplicar la técnica stop-motion por la cual se obtiene una fotografía de cada movimiento que luego, secuenciadas una tras otra, dan esa sensación de movimiento real. Así han surgido películas y series de animación tan conocidas como Chicken Run, The Nightmare Before Christmas, Coraline o Wallace y Gromit.

Por tanto, el curso de 3D para niños con plastilina es una actividad absolutamente recomendada para cualquier niño o niña pues le servirá de gran ayuda para el desarrollo de sus habilidades personales, pero también les permitirá comenzar a apreciar y aprender acerca de las artes figurativas, a despertar su creatividad, su imaginación, sus habilidades de abstracción y mucho más.

Se trata además de una actividad que precisa de muy poco gasto por parte de los padres; más allá del coste del curso, lo esencial será adquirir la plastilina adecuada a la edad de los niños.

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments