Cursos para empresas: Reflejo en el ROI

La renovación de los conocimientos por parte del equipo de una empresa afecta directamente al rendimiento de la misma. Cuando una compañía invierte en la formación de sus empleados también está invirtiendo en su futura rentabilidad ya que amplía las posibilidades de satisfacer las necesidades de los clientes.

El estancamiento es uno de los peores enemigos empresariales cuando lo que se busca es sobresalir entre una competencia que va en aumento a diario, en estos casos la innovación se convierte en una herramienta fundamental. Por esta razón los cursos se  asocian cada vez más a un ROI (Return On Investment) positivo, es decir, una inversión, a pesar de las reticencias de algunos empresarios que los ven simplemente como un gasto.

Sin embargo los departamentos de recursos humanos, que siempre están buscando a gente formada en los más diversos campos, son partidarios de recurrir al uso de cursos para mejorar las tácticas de las plantillas.

En consecuencia, los cursos para empresas suponen muchas veces un ahorro frente a la necesidad de contratar a alguien nuevo. De este modo permiten que un trabajador que lleva mucho tiempo en una compañía y conoce desde dentro sus objetivos y su misión mejore sus habilidades a la vez que las de su entorno de trabajo.

 

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments