El Control Financiero como forma de gestión empresarial

En todo proyecto empresarial es necesaria una buena gestión para que el negocio sea un éxito. Dos de las herramientas más eficaces en el alcance de dicho fin son la planificación y el control financiero, gracias a ellas se toman decisiones que van a afectar positivamente al desarrollo de la empresa y sus beneficios.

La planificación es el paso previo al control financiero puesto que sirve para prever las necesidades de la compañía en cuanto a su funcionamiento y las posibles consecuencias que pueden aportarle a la misma. Esto implica una evaluación de sus gastos e ingresos y la proyección futura que se espera obtener a corto, medio y largo plazo.

Una vez que se ha realizado la planificación se pasa al control financiero con el que se pretende identificar los problemas del negocio para poder realizar las correcciones necesarias que eviten su reproducción en los años posteriores. De esta manera la principal función del control financiero es hacer que todos los departamentos sean conscientes de la situación empresarial y promover su motivación a través de sistemas de recompensa cuando se alcanzan los objetivos establecidos.

Si se utilizan adecuadamente, estas dos herramientas puede lograr una gestión empresarial que mejore las opciones del negocio en el mercado.

 

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments