Estado de origen y aplicación de fondos financieros

El estado de origen cuantifica y resume las variaciones producidas en un período determinado en la estructura financiera de la empresa. Para el caso de SPORTS S.A. caso ha preparado el estado de origen para el período comprendido por los dos últimos años calculando las diferencias entre los balances finales de 1995 y 1993, según podemos visualizar en el cuadro 4.

No debemos olvidar que los aumentos de activo y las disminuciones de pasivo conforman aplicaciones de recursos, mientras que las reducciones de activo y los aumentos de pasivo son origen de recursos. A su vez, cada una de estas distintas variaciones se ha clasificado en variaciones de corriente y de fijo.

Para analizar e interpretar el significado de estas variaciones, comenzaremos por las variaciones que se han observado en los recursos de carácter fijo:

  • Los orígenes de carácter permanente o de fondos fijos (OF) ascienden a 65 millones, y esto se debe únicamente al aumento de los recursos propios y como consecuencia de la retención del 100% de los beneficios obtenidos durante los dos últimos ejercicios.
  • Las aplicaciones en fijo (AF) durante este período suponen un total de 32 millones, debidas a la cancelación de deuda a largo (10) y al aumento del activo no corriente neto (229). 
  • Que el importe de los orígenes de fondos sea superior a las aplicaciones en fijo determina un incremento de 33 millones del fondo de maniobra para el período considerado.

El fondo de maniobra se calcula y define en cualquier curso de finanzas para no financieros, como activo corriente al que se resta el pasivo corriente. Aún así, la lectura más significativa y financiera de este concepto consiste en comprenderlo como la diferencia entre las masas de balance complementarias de aquellas, es decir, recursos financieros permanentes menos inversiones en activo no corriente o inmovilizado, que obligatoriamente acaba por producir el mismo valor final. Esta última perspectiva de lectura nos aporta el significado financiero del fondo de maniobra como la parte de los recursos permanentes de la compañía que son destinados a financiar las inversiones operativas de activo corriente.

Pero debemos efectuar algunas matizaciones al análisis realizado de orígenes y aplicaciones:

  • La realidad es que los fondos generados en este período han sido superiores a los 65 millones señalados, precisamente en el importe de las amortizaciones practicadas. Las amortizaciones nunca suponen la salida de fondos pues constituyen un gasto no desembolsable. Pero a los beneficios que integran los 65 millones de orígenes en fijo, se les dedujo cada año el importe de las amortizaciones. Como consecuencia, si nuestro deseo es que el cuadro de financiación represente los fondos reales generados en dicho período, tendremos que sustituir los orígenes debidos a los beneficios (65) por el importe del cash-flow (beneficio más amortizaciones). La solución es sencilla: basta con sumar a los orígenes de fijo el importe de esas amortizaciones que, de haber sido de 10 millones, supondría que el total de orígenes en el período ascendería a 75 millones.
  • No obstante, el efecto distorsionador de las amortizaciones afecta también a la información sobre el aumento de las inversiones para el período de tal forma que en el cuadro de financiación de SPORTS S.A. somos informados de la variación experimentada por la inversión neta en activo no corriente, o lo que es lo mismo, deducidas las amortizaciones y, en consecuencia, este valor no nos aporta información sobre la variación bruta en dicha partida.

Veamos ahora las variaciones producidas en el activo corriente que nos muestra el cuadro 4:

  • Como consecuencia del fuerte aumento en las cuentas de clientes (70) y en existencias (105), que ya detectamos en la lectura del balance, el total de aplicaciones en activo corriente ha ascendido a 175 millones.
  • La financiación de este crecimiento en la inversión operativa puede ser explicada a partir de los siguientes orígenes de fondos: 
  • La disminución de 5 millones de la inversión en tesorería explica en sí misma las tensiones de liquidez que sufre la organización. 
  • Síntoma también de las tensiones en la liquidez es el aumento en la financiación de proveedores por 74 millones que, como ya comprobamos en su momento, era proporcionalmente superior al incremento en operaciones, de lo cual se deduce una ampliación forzada del plazo de pago. 
  • El aumento de 20 millones entre otros acreedores operativos y la hacienda pública, que lo podemos considerar como una consecuencia natural de las operaciones normales de SPORTS S.A. 
  • Otra manifestación de las tensiones de liquidez ya mencionadas antes es el aumento de 43 millones en los créditos bancarios a corto plazo, que a su vez ha desembocado en sobrepasar el límite de crédito de 2 millones concedido por la entidad bancaria. 
  • Por último, el resto del aumento en la inversión operativa ha sido financiado en base al aumento del fondo de maniobra en 33 millones cuyo origen no es otro que la autofinanciación por retención de beneficios. 

Con esta variación del fondo de maniobra sólo ha podido financiarse el 18,9% del aumento en la inversión operativa. Es decir, los recursos generados por el negocio y aplicados al mismo (beneficios retenidos) sólo han sido capaces de financiar una pequeña parte del incremento del el activo operativo puesto que, además, han tenido que aplicarse a inversión en inmovilizado y cancelación de deuda a largo plazo.

El cuadro de financiación nos aporta una perspectiva integrada y resumida de todos los orígenes y aplicaciones de fondos que se han producido durante un determinado período y muy especialmente:

  • Nos muestra la cuantificación y composición de las variaciones en la inversión operativa del negocio y en consecuencia, de la demanda bruta de fondos generada por dicho concepto. 
  • Nos explica cómo se ha financiado esa demanda tanto con recursos de activo corriente como a través de las variaciones en el fondo de maniobra.
  • Nos aporta la misma explicación pero en esta ocasión en lo referido a las inversiones en inmovilizado y variaciones en la financiación permanente o estructural de la compañía.

Debemos tener en cuenta que cada situación concreta determinará la mayor o menor utilidad de este instrumento en la práctica real pues, si bien ante un balance complejo y con una gran dispersión de partidas, el cuadro de financiación nos facilita en gran medida la lectura y la interpretación de los orígenes y aplicaciones producidos, en situaciones menos complejas arrojará poca información adicional a las conclusiones que ya hayamos obtenido con la simple lectura del balance.

En cualquier caso, el cuadro de financiación parte de los datos contables y, por tanto, nos habla de la historia de la compañía, de su pasado. El valor informativo general de este instrumento es evidente sin embargo, aún así,, el cuadro de financiación no permitirá dar respuesta a la cuestión más relevante de cara a la toma de decisiones y a la solución del problema tratado: ¿cuáles son las necesidades reales de recursos para financiar el crecimiento de la empresa? ¿cómo debe ser planificada dicha financiación para que desemboque en una situación de equilibrio económico-financiero?. Responder a estas preguntas apoyándonos en la realización de proyecciones financieras es nuestro objetivo primordial si bien, para ello, antes deberemos completar nuestro diagnóstico cuantificando el déficit financiero actual a 31 de diciembre de 1995.

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments