La Gestión del Estrés en la Empresa

Existe un estrés positivo que incrementa las capacidades del ser humano para afrontar momentos críticos. El problema surge cuando esta reacción biológica de supervivencia se prolonga en el tiempo impidiendo un distensamiento adecuado.

Ignorar los efectos de la presión en el trabajo puede ser enormemente negativo para las finanzas de una empresa. Al fin y al cabo, la experiencia de cada integrante de un equipo de trabajo es un remanente económicamente muy valioso que puede perderse al ignorar la silenciosa realidad del estrés.

Como habilidad directiva, la gestión del estrés debe plantear una estrategia en dos direcciones, por un lado, aprovechar este recurso interno, conociendo los límites y posibilidades para encontrar un equilibrio adecuado. Por otro lado, el directivo debe orientar a su equipo en el establecimiento de las responsabilidades y tiempos coherentes, sin los cuales no es posible encontrar un termino medio entre escasa productividad y excesiva presión.

En este equilibrio intervienen tantos factores fuera del ámbito profesional que únicamente un verdadero interés por la propia salud puede llevar, primero a tomar conciencia de la situación y después, a llevar una vida coherente con las conclusiones personales. Si estás interesado en recibir una formación de prevención del estrés laboral.

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments