Guía básica de Competencias Directivas

Aunque las competencias de un buen directivo llegan a alcanzar distintos campos dependiendo del sector en el que esté especializada la empresa hay una serie de requerimientos básicos para administrar cualquier empresa.

En primer lugar el éxito de todo negocio reside en los clientes lo que implica que el cuidado de los mismos es esencial por lo que hay que aprender a comprender sus necesidades para resolverlas. Esto también conlleva ofrecer un servicio de calidad a través de la concienciación de los empleados de su importancia gracias a técnicas como la motivación.

En este caso la comunicación, tanto con los clientes como con todos los miembros del equipo, es vital para el desarrollo de un trabajo adecuado. De manera que un directivo ha de comunicar con claridad distintos asuntos como la definición de prioridades, de expectativas, de resultados y de tiempos de entrega.

Igualmente la dirección de estrategias de marketing es una competencia básica puesto que no solo basta con satisfacer a los clientes fieles sino que también hay que saber captar a nuevos consumidores, en otras palabras, hay que mantener e incrementar al mismo tiempo la cartera de clientes.

Por último, dentro de las formaciones en habilidades directivas, una de las cualidades más apreciadas en la gestión es la capacidad de prever oportunidades de negocios.

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments