La gestión de las crisis durante una recesión

Las recesiones a nivel nacional o mundial afectan directamente a la economía de las empresas aumentando las presiones y crisis internas principalmente a causa de los recortes. Para intentar paliar el duro golpe que suponen estas situaciones una de las opciones más eficaces es recurrir a diferentes técnicas de gestión de crisis.

Una de las principales recomendaciones es tratar de aumentar la liquidez de la compañía ya que el dinero en efectivo y circulante supone una base sólida para garantizar las operaciones y producción, así como el prestar especial atención a los pagos pendientes, con especial énfasis en los proveedores vitales para el funcionamiento.

Otro consejo muy habitual es el conseguir disminuir los costes fijos, aunque siempre es más sencillo reducir los costes variables, e incrementar la flexibilidad adaptando los presupuestos a las condiciones del mercado. Es más eficaz reaccionar con rapidez que esperar a ver cómo evoluciona el mercado por lo que una restructuración temprana de la empresa puede prevenir futuros problemas

Las recesiones también generan nuevas oportunidades como la adquisición de ideas y talento así que igualmente es recomendable mantenerse alerta ante proyectos imprevistos.

Otro aspecto clave es la actuación de los directivos en este tipo de circunstancias ya que son un ejemplo para el resto del equipo y deben administrar no solo sus gastos sino su trato, comunicación y habilidades, elementos que pueden aprenderse en un curso de gestión de crisis y cambio.

Por último hay que apoyar la gestión de las crisis teniendo en mente el proceso que supone la creación de valor.

 

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments