La planificación económico-financiera y las previsiones financieras

Continuando con la línea expuesta hasta el momento concluimos que el plan económico-financiero a corto y largo plazo se materializa en todo un conjunto de diferentes estados financieros previsionales básicos (balance, cuenta de resultados y estado de origen y aplicación de fondos) así como por otros informes o presupuestos que completan la información en función del horizonte temporal de la planificación.

La razón de ello es que tanto a corto como a largo plazo, los cursos sobre estados financieros son consecuencia lógica de la planificación de las operaciones de la empresa, las cuales, además de producir un resultado económico, establecen unas necesidades tanto de inversión en activo no corriente o inmovilizado como de inversión en activo corriente.

En lo que respecta a las necesidades de inversión en activo no corriente o inmovilizado, porque constituyen la capacidad productiva u operativa de la empresa imprescindible para el desarrollo de la explotación. Las necesidades de inversión en activo corriente, porque son consecuencia de las operaciones realizadas y exigirán un volumen de inversión concreto y determinado en:

  • Tesorería o disponible, esencial para atender los pagos derivados de las obligaciones contraídas.
  • Cuentas a obrar, como consecuencia del crédito concedido a clientes.
  • Existencias necesarias para abastecer los diferentes procesos de producción y venta.

A su vez, todos estos volúmenes de inversión configuran la denominada demanda de fondos total (activo) que deberá ser atendida con un volumen equivalente de financiación (pasivo).

Resumiendo, la cuenta de resultados previsional, que nos orienta sobre el estado y evolución de la situación económica de la empresa, recoge el resultado previsional para el período en cuestión, mientras que el balance previsional, el cual nos orienta sobre la situación financiera, resume el volumen y estructura de la inversión y de la financiación con carácter final.

En función a esta perspectiva, toda planificación o previsión de los estados financieros es realmente una planificación económico-financiera si bien, entre previsiones financieras y planificación económico-financiera, existe una distinción de procedimiento de elaboración y otra distinción de énfasis en el interés del análisis. 

Observando la planificación en función a su horizonte temporal, concluiremos que en la planificación a corto plazo se desarrolla con todo detalle el presupuesto de los ingresos, costes, tesorería y financiación trabajándose con información desglosada por cada concepto y, en la medida de lo posible, aproximando cada presupuesto a los objetivos prefijados, incluso, estableciendo fechas para las operaciones dentro del ejercicio económico.

Por el contrario, en la planificación a largo plazo dicho procedimiento no es viable por una triple cuestión de incertidumbre, operatividad y coste. Para previsiones del plan a largo plazo bastará con una razonable y razonada aproximación al balance y a la cuenta de resultados previsionales. Po ello, este tipo de previsiones se pueden realizar mediante procedimientos menos costosos y más rápidos que se basan en información sobre objetivos generales de ingresos y rentabilidad, inversiones en inmovilizado, operaciones financieras así como políticas de gestión del activo corriente.

Además, en estas previsiones a largo el énfasis puesto sobre el análisis y el control también resulta diferente al presupuesto anual estando, en el primer caso, centrado en la gestión y control exhaustivo del beneficio y de las partidas que lo componen pues la rentabilidad depende de su maximización, ya que el volumen de inversión básica que constituye un dato fijo de partida, ya se ha decidido.

En una planificación a largo plazo todos los elementos son variables con la única excepción de la capacidad financiera, de ahí que el acento se ponga en lograr incrementar la rentabilidad lo máximo posible en consonancia a las limitaciones de liquidez y riesgo razonables.

Por todo lo anterior, el objetivo más característico de las previsiones financieras no es otro que analizar las variaciones en los orígenes y aplicaciones de fondos producidos a raíz de las operaciones efectuadas durante un período, las cuales determinarán un nuevo estado de situación financiera, es decir, el balance.

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments