Liderazgo emocional: atraer el talento motivando

¿Se puede atraer el talento por medio de la motivación? El liderazgo emocional puede conseguirlo y, además, también puede motivar a los trabajadores de cara a alcanzar unos mejores resultados. Veamos cómo:

La importancia del liderazgo emocional

En los últimos años, el sueldo y la antigüedad era una manera de dar fidelidad y motivación a los trabajadores de la empresa. Sin embargo, actualmente, son muchas las empresas que barajan lo que conocemos como salario emocional, o lo que es lo mismo, incentivos de carácter no monetario para reconocer los logros de los empleados y que se sientan satisfechos.

¿Pero qué es el liderazgo emocional?

Para conocer mejor cómo funciona el salario emocional, es importante definir primero el concepto de liderazgo emocional.liderazgo madrid

Es un liderazgo capaz de manejar las emociones de manera efectiva, para así conseguir liderar con suma eficacia. ¿Por qué surgió? tras analizar que los seres humanos actuamos por emociones y, para poder convencer y motivar, debemos aprender a estimular dichas emociones. Por lo que un buen líder emocional debe ser capaz de conseguirlo, de influenciar en ella, para que crea y lo apoye.

Una vez entendido el significado de este concepto, en muchas empresas ya surge lo que conocemos como salario emocional. Éste debe estar bajo supervisión en todo momento, para que su aplicación sea eficaz, y debe tratarse de un programa bien estructurado y pensado.

Lo que se persigue, es atraer a las personas que son clave dentro de la organización y retener su fidelidad. Claro que para conseguirlo, deberán seguirse una serie de pautas. Veamos cómo se puede tener liderazgo emocional en una empresa:

  • Sé comunicativo: mantén una comunicación fluida y desarrolla un programa de comunicación que informe de la política de reconocimiento cuando un trabajador supere las expectativas. Debe ser claro y conciso.
  • Sé transparente: que no existan barreras entre el líder emocional y los empleados, es importante que exista una transparencia.
  • Crea vínculos emocionales con el empleado y la empresa: para que el trabajador esté satisfecho y no quiera irse, debe conseguirse crear ese vínculo emocional que lo ate a la empresa.
  • Identifica las necesidades de los empleados: para poder tener a los trabajadores contentos, es fundamental identificar cuáles son sus necesidades, porque su rendimiento aumenta si se ofrecen este tipo de incentivos. Y no llega con preguntar, sino que deben ser averiguados.
  • Supervisa siempre que sea necesario: es fundamental realizar tareas de supervisión para que el proceso de recompensa y reconocimiento funcione.
  • Valora las aportaciones de los trabajadores: es necesario generar una política de recompensas con el mayor número de departamentos y de empleados posible, para registrar su logros.
  • El dinero no se recuerda, el trato sí: el hecho de tratar bien a un empleado o reconocerle sus méritos permanecerá grabado en su mente mucho tiempo que una recompensa en efectivo.

Para conservar a un buen empleado ya no vale con subirle el sueldo, porque existen otros indicadores, como la vinculación emocional. Por tanto, el liderazgo emocional es clave en las empresas actualmente. Es fundamental que toda PYME vaya enfocándose en esta dirección, para aprender a fidelizar a sus trabajadores de la mejor manera posible, utilizando las emociones.

No deja de ser curioso que la aplicación de la inteligencia Emocional en las organizaciones sea tan nuevo, debido a que nunca se tuvo en cuenta hasta hace escasos años, porque todo cambió en cuanto a los puestos de trabajo.

¿Cualquier persona puede tener liderazgo emocional?

Si bien es cierto que puede haber personas más propensas a controlar las emociones, pero es fundamental el estudio, el trabajo y la meditación para conseguir ser un buen líder emocional.

A menudo en el trabajo se enfrentan muchas emociones por parte de los empleados, desde satisfacción hasta enojo, decepción, frustración, etc. Por ello, es importante que todas las personas dispongan de la inteligencia emocional suficiente para poder gestionarlas correctamente.

Un buen líder emocional necesita desarrollar la inteligencia emocional y saber comunicar a sus trabajadores. De tal forma que pueda mejorar el ambiente de trabajo, reducir o incluso prevenir el nivel de conflicto. Así como reducir los abandonos de los puestos de trabajo, entre otros factores.

Por lo que para ser líder emocional, necesitarás estudiar y trabajar mucho.

Entonces… ¿se puede atraer el talento motivando?

Por supuesto que sí. Por medio de la motivación se puede atraer el talento. Es decir, no solamente se podrán conservar a los buenos trabajadores, sino que el buen ambiente de trabajo hará que los mejores quieran ir a trabajar a tu empresa.

Es la manera en la que muchas empresas se gestionan ahora mismo, porque han podido comprobar que tener a los trabajadores felices y motivados los lleva a trabajar mejor y a obtener mejores resultados.

Por estas razones y por todo lo que te hemos contado en el artículo, es importante que inviertas en liderazgo emocional.

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments