Los conflictos como forma de resistencia al cambio

El cambio forma parte de la evolución natural de un negocio, sin embargo no siempre es bien recibido. Cuando los miembros de una empresa están habituados a un modo de trabajo pueden ver el cambio como una amenaza hacia su futuro profesional, y por lo tanto a su sueldo, nivel de vida y relaciones laborales.

El miedo a lo desconocido puede llevar a que se produzcan conflictos en el entorno de trabajo con variaciones según las dimensiones del cambio y de la compañía. Por lo general estas situaciones se producen por una falta de comunicación entre los directivos y el resto de empleados lo que establece un ambiente dado a los rumores y las suposiciones.

El mejor modo de abordar los conflictos es explicando claramente el momento en el que se encuentra el proyecto empresarial así como las causas y consecuencias del cambio. Aunque no siempre es fácil, hay que mantener un enfoque positivo durante todo el proceso intentando encontrar unas condiciones favorables a todos.

Para lograrlo se recomienda mantener una actitud abierta a las negociaciones por ambas partes con el objetivo de hacer el proceso lo más llevadero posible. En estos casos lo último que se debe hacer es ignorar el cambio y las reacciones que produce.

 

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments