Negociación comercial como estrategia de diferenciación

Desmarcarse de la competencia es uno de los principales intereses de toda empresa para incrementar sus ingresos. Para lograrlo se recurre a una amplia variedad de estrategias como mejores productos y servicios, originales campañas publicitarias o precios más económicos, entre otras.

Una de las estrategias más eficaces, si se utiliza bien, es la negociación comercial. En ella el vendedor argumenta de manera convincente las ventajas de su producto o servicio frente a un cliente potencial.

En este tipo de negociación la conversación va a girar en torno a los beneficios que aquello que se vende puede proporcionar al cliente y el coste que supondrá para el mismo. El vendedor debe saber sacarle partido a la ley de la oferta y la demanda siendo persuasivo en sus argumentos, manteniendo una actitud positiva y potenciando la empatía.

Toda negociación comercial es un proceso de comunicación en el que hay que ganarse la confianza del comprador por lo que establecer una conexión personal a lo largo de la conversación es un elemento básico. De hecho, lo peor que puede suceder en estos casos es que el cliente se sienta amenazado.

En definitiva, cuando se utiliza un acercamiento sereno y abierto las posibilidades de éxito se multiplican.

 

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments