Nuevos modelos de Gestión de Proyectos: PMI Agil

Aún a día de hoy, algunos profesionales entienden que el enfoque más tradicional de la gestión de proyectos, aquel basado en normalizaciones como la PMI (Project Management Institute), no es compatible con las nuevas metodología de desarrolla ágil, incluso las ven como contrapuestas y contradictorias sin embargo, nada más lejos de la realidad pues lo cierto es que existen nuevos modelos de gestión de proyectos PMI Agil que, como bien indica su denominación, combina lo mejor de ambas dimensiones.

A menudo, este tipo de creencias parte de un error asumido como cierto, y éste es precisamente el caso que encontramos aquí. Muchos profesionales, especialmente en determinados círculos profesionales, partían de la equivocada creencia de que los estándares y las normas conceptualizados y desarrollados por el Project Management Institute (PMI) estaban sujetos de manera irremediable a una visión de desarrollo en cascada o secuencial cuando son implementados en proyectos de desarrollo de software, aplicaciones, programas de ordenador… Bajo esta perspectiva, antes de comenzar con la etapa de ejecución de las fases de un determinado proyecto, era condición indispensable que la etapa de planificación detallada hubiese sido completada en su totalidad.

Pero la realidad de la práctica ha revelado que la gestión de proyectos basada en el sistema PMI no tiene por qué estar sujeta necesariamente y por definición a un ciclo de vida de proyectos en concreto, por lo que no sólo es compatible con las metodologías ágiles de gestión de proyectos, sino que además las complementa en muchos aspectos.

En los proyectos de desarrollo ágil de software, para cada iteración se realiza la totalidad del ciclo de análisis, diseño, desarrollo, pruebas y revisión; una vez concluido, se hace uso del producto y de la nueva información para planificar la siguiente iteración.

Mientras tanto, la metodología PMI también incluye vía de planificación progresivas gracias a las cuáles es posible definir el producto a medida que su ejecución avanza etapa tras etapa, utilizando en cada una de esas fases la nueva información procedente de la fase anterior para planificar con todo detalle y mayor precisión la siguiente etapa.

En conclusión, si observamos la esencia de ambas metodologías, no distan mucho una de la otra.

El Project Management Institute (PMI) establece que no existe una única vía, ni una manera cien por cien perfecta o absoluta para fijar el ciclo de vida del software por lo que, partiendo de esa premisa, PMI y el enfoque ágil son compatibles entre sí. Sin embargo, mientras que el PMI puede estar más enfocado a áreas vinculadas con los aspectos comunicativos, humanos y administrativos de la gerencia general, la metodología Ágil mira más hacia el proceso de desarrollo de software, por lo que precisa del complemento PMI en áreas como la gestión de riesgos, la gestión de proveedores, la gestión de recursos humanos, la gestión de la calidad, la gestión de las comunicaciones e incluso en la mejora continuada de los procesos.

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments