¿Qué conocimientos buscan las empresas en los candidatos?

El entorno laboral, al igual que el propio sector de la empresa, ha evolucionado con el paso de los años hasta presentar un clima de elevada competitividad. Dos son las razones principales de esta situación, entre otras muchas. Por un lado la extensión de la formación durante las últimas décadas a prácticamente todas las capas de la sociedad lo cual, junto al desarrollo de la educación, ha propiciado un mayor número de candidatos mucho mejor preparados. Por otro lado, la crisis económica y el subsiguiente aumento del desempleo, una circunstancia que acentúa la búsqueda del mejor candidato por parte de las empresas. Ante esta situación, la contante pregunta siempre es “qué quiere la empresa de mí” o, en definitiva, ¿qué conocimientos, aptitudes, cualidades, habilidades buscan las empresas en los candidatos?

Tres son los aspectos fundamentales que toda empresa va a mirar con lupa en sus procesos de selección de personal: la titulación universitaria y formación académica en general, el nivel de experiencia laboral en un puesto de trabajo similar, y las habilidades sociales. Por tanto, si posees la combinación de experiencia + carrera + actitud positiva, ya disfrutas de muchas posibilidades de lograr el trabajo al que aspiras.

Sin duda alguna los conocimientos fruto de la experiencia laboral constituye el factor más importante pues para las empresas, inmersas en un mercado de cambios constantes, contar con profesionales adaptables, resolutivos y por tanto, capaces de contribuir de una forma decisiva a la consecución de los objetivos de la compañía, constituye un gran valor. Por el contrario, esta condición constituye el principal obstáculo para los jóvenes, a menudo sobrados de conocimientos teóricos, pero carentes de la oportunidad laboral que les aporte la experiencia tan exigida.

En cuanto a las habilidades sociales, o la capacidad para desarrollarse de una forma adecuada con los demás, pueden resultar el factor decisivo ante perfiles similares en lo que a formación y experiencia laboral se refiere; destrezas como la flexibilidad, el control emocional, la capacidad de aprendizaje o la adaptación al cambio podrán decidir para quién es ese puesto de trabajo, incluso por encima de los conocimientos lo cuales, evidentemente, también resultan esenciales, tanto los específicos vinculados al área concreta de la actividad, como todos aquellos aquellos que pueden ser útiles (verticales) y los transversales (informática, idiomas, uso de nuevas tecnologías).

Compartir es vivir!
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS

Comments