TIPOS DE FORMACIÓN PARA LAS EMPRESAS

Tipos de formaciÓn para las empresas

Existen distintas alternativas para la formación de los empleados en la empresa. En este artículo conoceremos dichas alternativas entendiendo que cada una de ellas para ser elegida debe responder a las necesidades reales de la organización.

Además tocaremos otros aspectos relacionados con la formación en las empresas.

Tipos de formación

Consultores independientes

Son profesionales expertos en materias específicas que pueden ser administración o management, marketing digital, comunicación corporativa, inteligencia emocional, etc.

Estos  especialistas son muy competentes en el área que dominan y pueden impartir clases magistrales, seminarios y cursos.

Los consultores independientes que son contratados por una empresa trabajan ya sea en la sede o en las oficinas del cliente. Por ejemplo, pueden desplazarse a las instalaciones de la empresa y allí dar una charla, conferencia, supervisar un taller poniéndose a disposición del cliente durante todo el día.

Formación Online

Tipos de formaciÓn para las empresas

Esta opción también se le conoce como enseñanza virtual o simplemente E-learning. Es una modalidad que tiene muchas ventajas y que tuvo su mayor expansión en los últimos años de pandemia.

Presenta muchas ventajas y algunas desventajas que pasamos a mencionar:

Ventajas de la formación online

  • Reducción del coste de la formación.- No hay gastos de traslado, de material didáctico o incluso alojamiento que son necesarias en la formación presencial.
  • Es inmediato.- La conexión de manera virtual permite una comunicación más rápida y fluida.
  • Hay flexibilidad:.- Dicha flexibilidad se da principalmente en los horarios que no son rígidos como en las clases presenciales.
  • La calidad de la formación.- Todos los empleados aunque estén en distintos lugares reciben la misma calidad en la enseñanza y capacitación.

Desventajas de la formación online

  • La principal desventaja de esta modalidad es que los cursos impartidos en forma online reducen las posibilidades de una aplicación inmediata  para la solución de problemas en la organización.
  • No existe la misma interactividad de las clases presenciales.

Cursos presenciales

Los cursos presenciales en diversos centros especializados o instituciones son la alternativa probablemente más atractiva pues representa una formación más completa que incluye una mayor interactividad.

Por supuesto, para que esta opción sea una garantía de buena formación se debe previamente conocer la escuela o institución formativa en cuanto a su   infraestructura, metodología empleada, trayectoria de su sus consultores, etc.

Tipos de formaciÓn para las empresas

Ventajas de los cursos presenciales

  • Interactividad  con personas de apoyo que son los profesores y compañeros de clase.
  • Formar una disciplina al tener que respectar los horarios fijos y rutinas.
  • Clases más adaptadas al grupo que suelen ser más participativas.
  • Oportunidad de realizar trabajos, prácticas y ejercicios junto a los compañeros de clase.
  • Las tutorías suelen ser más personalizadas. La comunicación con su tutor será más fluida.

La importancia de los cursos de formación para las empresas

Reflejo en el ROI

No cabe duda que la actualización de los conocimientos por parte del equipo de una empresa afecta directamente al rendimiento de la misma. Cuando una compañía invierte en la formación de sus empleados también está invirtiendo en su futura rentabilidad ya que amplía las posibilidades de satisfacer las necesidades de los clientes.

El estancamiento es uno de los peores enemigos empresariales cuando lo que se busca es sobresalir entre una competencia que va en aumento a diario, en estos casos la innovación se convierte en una herramienta fundamental.

Tipos de formaciÓn para las empresas

Por esta razón los cursos se  asocian cada vez más a un ROI (Return On Investment) positivo, es decir, una inversión, a pesar de las reticencias de algunos empresarios que los ven simplemente como un gasto.

Sin embargo los departamentos de recursos humanos, que siempre están buscando a gente formada en los más diversos campos, son partidarios de recurrir al uso de cursos para mejorar las tácticas de las plantillas.

En consecuencia, los cursos para empresas suponen muchas veces un ahorro frente a la necesidad de contratar a alguien nuevo. De este modo permiten que un trabajador que lleva mucho tiempo en una compañía y conoce desde dentro sus objetivos y su misión mejore sus habilidades a la vez que las de su entorno de trabajo.

El capital humano

El capital humano representa uno de los recursos primordiales de las empresas, sin él simplemente no funcionarían. Este hecho es uno de las principales razones por las que mantener el interés y la motivación de los trabajadores es tan importante. Uno de los mejores modos de lograr dicha motivación es a través de los cursos para empresas.

La formación continua de los empleados lleva en funcionamiento desde hace muchos años sobre todo en determinados sectores empresariales y con el tiempo se ha ido extendiendo a más tipos de industrias. Esto se debe a que la renovación de conocimientos acaba teniendo a corto y medio plazo un reflejo positivo en la rentabilidad de las compañías ya que logran mejorar su productividad y abarcar a un mayor número de clientes.

Existen muchos estilos de cursos (idiomas, tecnología, organización…) que se adaptan a los puntos que la empresa y su equipo necesitan corregir. Así se incita la motivación de los trabajadores que ven como sus conocimientos y habilidades aumentan y especialmente como son reconocidos por su entorno laboral.

De hecho muchas empresas con el objetivo de mantener la motivación y formación de sus empleados a la última les permiten presentar propuestas de cursos, conferencias, masterclass, etc.

La motivación de los empleados

El éxito de una organización depende de muchos factores, entre ellos la motivación de los empleados y colaboradores. La satisfacción de todos los implicados en un proyecto empresarial es un requisito indispensable para el funcionamiento de cualquier tipo de negocio.

Tipos de formaciÓn para las empresas

La motivación del personal de una empresa se puede conseguir de muy diferentes maneras y una de las más interesantes y populares es por medio de los cursos para empresas.

La ocasión de incrementar sus conocimientos y, por lo tanto, sus futuras oportunidades laborales es un incentivo muy bien recibido por la mayoría de los empleados ya que se sienten valorados e integrados dentro del proyecto empresarial, a la vez que esta formación es un valor para ellos mismos.

Esto se traduce en un buen ambiente laboral puesto que se crea un sentimiento de equipo al poder compatibilizar habilidades a la vez que se produce un impulso en el interés de poner en práctica todo lo aprendido.

De este modo se multiplica el número de respuestas positivas por parte de los empleados, de los directivos y, especialmente, de los clientes. Así se confirma el hecho de que una buena formación va acompañada de relevantes mejoras de la rentabilidad porque una plantilla motivada siempre va a alcanzar mejores resultados que una desmotivada.

Poniendo en práctica lo aprendido

El entrenamiento en el puesto de trabajo le permite medir la transferencia de los cursos impartidos en su empresa hacia los puestos de trabajo.

Con esta actividad podrá comprobar cómo los conocimientos y habilidades aprendidas a lo largo del proceso de formación son aplicados y transferidos al puesto de trabajo, y en qué grado se produce dicha transferencia.

Además, contará con una eficaz herramienta de fácil configuración y uso, que le será de ayuda, tanto a ti como a tus mandos, para observar, evaluar y fijar los planes de acción que sean necesarios a vuestros equipos. Y todo ello en el propio puesto de trabajo.

La Formación para empresas

Tipos de formaciÓn para las empresas

La formación permite unificar en un único canal la filosofía, la cultura, los procesos, las estrategias y los resultados de su empresa. Es la solución más adecuada y óptima para gestionar de forma eficaz y eficiente el talento, la formación, el desarrollo y el rendimiento de las personas.

El éxito de los procesos y programas formativos depende en gran medida tanto de las personas que intervienen como de sus capacidades. Todos los roles encuentran cabida pero es necesario organizar los equipos de la forma que resulte más adecuada para cada trabajo. Los límites los pondrás usted pero serán ellos los que aporten un valor añadido.

Al margen de aspectos como la ubicación de su público objetivo (en un único lugar o repartido en diferentes puntos del mundo); al margen que las tecnologías a su alcance sean más o menos limitadas, o más o menos desarrolladas; y también al margen de la extensión y duración de los contenidos, en cuestión de segundos será posible aplicar todas las metodologías y modalidades, y desplegar todas sus posibles combinaciones.

También es posible plantear actividades e itinerarios a seguir para todos los gustos. Cada necesidad precisa de una solución específica y adecuada y por tanto, no debe conformarse siempre con lo mismo, con una solución estándar.

Podrá enriquecer el proceso formativo con contenidos visuales que resultan especialmente receptivos. La variedad y el control de los flujos de contenidos que se precisa en cada momento del proceso serán posibles gracias a nuestros variados itinerarios y actividades. Incrementar el rendimiento y la productividad de las personas que integran su empresa asegurando así la mejor evolución posible sólo puede ser una realidad mediante el seguimiento y la evaluación de los objetivos marcados, las competencias, los valores, los conocimientos y los procesos de asignación.

Tipos de formaciÓn para las empresas

Comments