LA GESTIÓN DE CRISIS Y EL CAMBIO

Para sobrevivir en un mercado cada vez más competitivo y más aún en épocas de crisis es necesario que los miembros de la organización se involucren en la llamada “gestión del cambio”.

En dicha gestión del cambio se pueden producir una serie de nuevos objetivos, procesos y tecnologías que contribuirán a que las empresas puedan desarrollar con éxito sus proyectos.

No solo en momentos de crisis se puede dar este cambio. Como se sabe la competencia en el mercado puede ser muy fuerte y la organización se debe adaptar a estos tiempos de avance de la tecnología y constante movimiento  de los hábitos de consumo de los clientes.

Es por ello que muchas empresas actualmente han implementado diversos mecanismos para hacer modificaciones a sus negocios de modo  que se pueda afrontar con éxito los objetivos estratégicos adaptados a los tiempos que vivimos.

La gestión del cambio es en teoría un enfoque organizado que se encarga del manejo adecuado de la transformación de los procesos, objetivos y tecnologías inherentes a la empresa.

Esta gestión de cambios requiere implementar distintas estrategias para efectuar dichos cambios, apoyando a los miembros de la organización y colaboradores a adaptarse al mismo para los nuevos objetivos.

Este cambio o transformación es todo un procedimiento bien diseñado que incluye mecanismos para una eficaz administración de los recursos.

La reducción de costes

En los momentos de crisis, la clave para supervivir es una buena administración de los recursos. En ese sentido, muchos empresarios que encuentran el desafío de hacer frente a la crisis económica deben tomar ciertas decisiones que incluyen la reducción de costes.

El análisis de los gastos y las decisiones se realizan a través de la figura de un controller financiero, algo que se ha convertido en un acto más que habitual en las compañías que necesitan evitar gastos innecesarios.

Dicho sea de paso, al controller financiero se le define como la persona que se encarga de llevar a cabo el control financiero de una empresa o negocio. Se trata de un cargo  de alta responsabilidad, ya que de su trabajo y resultados dependerá el bienestar económico y la estabilidad de la empresa.

En un manejo adecuado  de la gestión de la crisis la reducción de costes es fundamental y por ello hay que saber distinguir entre lo importante y lo imprescindible para el negocio y su buen funcionamiento.

Hay que recordar que el balance económico de todas las empresas está formado por gastos fijos y gastos variables, de los cuales los primeros son más difíciles de reducir ya que suelen ser más cuantiosos frente a los variables. Debido a esto, una de las soluciones recomendadas es el uso de tecnologías que reduzcan estos costes en su número al ahorrar en energía y en tiempo.

Por otro lado, si hablamos de los costes variables, aunque son importantes también son más fáciles de controlar a través de su reducción o de la búsqueda de opciones más económicas.

Finalmente hay que decir que los costes imprescindibles han de estar dirigidos a incrementar los ingresos mediante  la mejora de los productos o servicios de cada empresa.

Alternativas de financiación en época de crisis

En época de crisis financiera muchas empresas se ven en la necesidad de buscar alternativas de financiación. Los financiamientos más tradicionales ya sabemos son los créditos bancarios seguido de las subvenciones o las fusiones corporativas. Sin embargo, actualmente ya existen otras opciones que se pueden considerar novedosas.

Dentro de esas opciones financieras se puede mencionar al  “Crowfunding”, también conocido como “Financiación colectiva” o “Micromecenazgo”. Esta alternativa está siendo utilizada por muchos emprendedores que quieren poner en marcha un proyecto pero temen endeudarse y por ello toman sus previsiones.

Este tipo de alternativas financieras ha sido posible gracias al uso de medios como las redes sociales, y se basa en un sistema de donaciones a cambio de una recompensa. Se trata de presentar un proyecto explicando todas sus fases de desarrollo y los resultados que se esperan obtener una vez que está en marcha, a la vez que se ofrece la posibilidad de realizar donaciones de distinta cantidad. Así cuando el donativo sea de mayor valor también lo será la recompensa correspondiente.

El éxito de muchos proyectos a través de este sistema ha llevado a que cada vez más empresarios e incluso los que son emprendedores sin tantos conocimientos de finanzas, se animen a utilizarlo, especialmente en el caso de nuevos negocios.

Existen algunas plataformas especializadas que se dedican al “Crowfunding” tales como Kick Starter, GoFundMe, Verkami, Indiegogo, Patreon, Ulule, LendingClub entre otras.

Las etapas del proceso de gestión del cambio

Un proceso de gestión del cambio tiene diversas etapas. Mencionamos las principales:

  • Establecimiento de sensación de urgencia.
    • Se examina el mercado y las fuerzas competitivas.
    • Se identifica la crisis potencial y real y las oportunidades.
  • Creación de equipo líder con dos características.
    • Suficiente poder para dirigir el proyecto de cambio.
    • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Comunicar la visión.
    • Empleo de medios para comunicación persistente de la visión y perspectiva.
    • Establecimiento de un “modelo de comportamiento” del equipo líder como el  ejemplo del conjunto de comportamientos que se espera de parte de  los empleados.
  • Delegación efectiva para implementar el cambio.
    • Eliminar estructuras y medidas que impiden el cambio.
    • Promover la cultura de aceptación de riesgos lo que implica nuevas ideas, nuevos procedimientos, etc.
  • Generación de Short-Wins (ganancias cortas).
    • Planificación de Short-Wins.
    • Reconocimiento visible de personas y recompensas que alcanzaron short-wins.
  • Consolidación, avances y desarrollo de nuevos cambios.
    • Utilización y credibilidad adquirida para nuevos cambios de sistemas, estructuras y políticas,
    • Contratación y promoción de personas que estén alineadas con la visión.
  • Consolidar o “fijar” la visión o perspectiva dentro de la cultura de la empresa.
    • Articulación de conexiones entre “nuevos comportamientos” y “éxito organizacional”.
    • Métricas de rendimiento, procedimientos, etc, de acuerdo a la nueva visión.
    • Desarrollo de un liderazgo corporativo que asegure la sucesión.

Tipos de gestión del cambio

Las empresas  deben tener en cuenta cómo el “cambio” implica ciertos ajustes internos que pueden tener impacto en los procesos, los sistemas y los empleados de la empresa.

Es por ello que se hace necesario que haya diversos procedimientos que se amolden a las etapas del cambio.

Así pues debe haber un procedimiento para planificar dicho cambio, luego para comunicarlo a los integrantes del equipo, más adelante para programarlo e implementarlo. Luego de aquello sigue la parte documentaria y finalmente la parte de evaluación de los efectos que ha tenido la transformación.

En cuanto a los tipos de gestión de cambios que se pueden implementar, podemos identificar tres:

  • El cambio de desarrollo que mejora los procesos de la organización ya establecidos.
  • El cambio de transición que aleja a las empresas respecto de su estado actual y que busca un nuevo estado que permita resolver problemas en momentos de crisis.
  • El cambio transformacional en el cual se obtiene nuevos resultados ya con un enfoque distinto en el funcionamiento de la organización.

Importancia de implementar la gestión del cambio en una empresa

  1. Una gestión de cambios puede aumentar el éxito de proyectos e iniciativas. Asimismo, puede mejorar la capacidad de una empresa para adaptarse a los cambios permanentes que sufre el mercado. 
  2. Permite el desarrollo de las habilidades y talentos humanos. La gestión del cambio promueve la eficiencia en el trabajo y asegura el aprovechamiento de las capacidades de los integrantes de la organización. Esto último se logra gracias a la necesaria capacitación de los trabajadores y colaboradores que se adaptan a sus nuevos roles y se identifican con la cultura del cambio.
  3. La gestión del cambio asegura el desarrollo organizacional. La transformación genera crecimiento, estabilidad y un buen posicionamiento de la empresa dentro del mercado.
  4. Permite tener un estado permanente de evolución. Al facilitarse los periodos de cambio comercial, los empleados pueden mantenerse motivados y con mejor rendimiento en el proceso de introducción de nuevas tecnologías y metodologías.
  5. Eleva la  moral de los trabajadores. En este proceso de cambio se crearan grupos de trabajo que se verán comprometidos y animados a desarrollar nuevas labores. Cuando hay compromiso de parte del equipo la calidad del trabajo y la productividad tienen una notoria mejora.
  6. Se reducen los costes en la empresa. El cambio significa reducir costes en diversas áreas  pero también significa una mayor preparación y capacitación del personal lo cual atenúa la posibilidad de contratar colaboradores externos. De esta forma se reducen los costes y los trabajadores actuales están más satisfechos.

Consideraciones finales

La gestión del cambio es una necesidad para muchas empresas sobre todo para aquellas que pueden estar afrontando  una crisis y se mantienen firmes para supervivir. Esta transformación requiere de una detallada planificación y una serie de objetivos bien definidos. La manera efectiva de lograr con éxito dichos cambios es involucrar al grupo de trabajo puesto que son ellos los que van a implementar los procesos de cambios.

Comments